• 24 de mayo de 2024 11:29

CARAVANA EL SUR RESISTE 2023 OTEAPAN – SUR DE VERACRUZ

PorAlcalá Noticias

Abr 28, 2023

Foto/José Ramos

Comunicado/ Oteapan

 

Hoy, 28 de abril del 2023, la comunidad nahua de Oteapan en coordinación con el Centro de Derechos Humanos de los pueblos del Sur de Veracruz “Bety Cariño”, el Proceso de Articulación de la Sierra de Santa Marta, el colectivo “Son Altepee” y el Movimiento Regional Indígena en Defensa y Respeto por la Vida, tenemos el honor, el gusto y la gran responsabilidad de recibir esta caravana “El Sur Resiste 2023” de la cual formamos parte junto con muchas otras organizaciones y comunidades del Sur/Sureste del país y con el Congreso Nacional Indígena.

Salimos de la Costa de Chiapas el pasado 25 de abril; el 26 pasamos por la comunidad binniza de puente Madera en lucha contra un parque industrial del Corredor Industrial que pretenden imponer en su territorio comunal, y el día de ayer por el campamento Tierra y Libertad donde la comunidad de Mogoñe Viejo y otras comunidades cercanas tienen bloqueado las obras de modernización del tren interoceanico desde hace más de 50 días. Y seguiremos mañana por Villahermosa y la comunidad de El Bosque, mpio de Centla donde el mar ya esta desapareciendo el poblado con consecuencia ya visible del calentamiento global en nuestras costas. De ahí, pasaremos por Campeche, Yucatan, Quintana Roo y Palenque, Chiapas, por las afectaciones del tren “malla” para terminar con un encuentro de pueblos en resistencia y rebeldía del sur/sureste el día 5 de mayo y un encuentro internacional los días 6 y 7 de mayo en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en el territorio zapatista del CIDECI / Caracol Jacinto Canek.

Los objetivos de la caravana y de los encuentros son de visibilizar los daños provocados a la naturaleza y comunidades humanas por los megaproyectos interconectados Tren “Malla” – corredor interoceanico, de articularnos y fortalecernos con la construcción de solidaridades y de estrategias comunes y finalmente poder compartir los dolores, esperanzas y estrategias de articulación trazadas, aprender de las luchas de otras geografías y seguir tejiendo redes solidarias de resistencias y rebeldías planetarias.

Manifestamos nuestro rotundo rechazo a estos megaproyectos de muerte con sus parques industriales que generan, como bien lo sabemos por la terrible experiencia de nuestr@s compañer@s de varias regiones industriales del país donde se vive un desastre ecológico y social, donde los padres entierran a sus hij@s que mueren jóvenes por las enfermedades generadas por tan terrible contaminación a cambio de salarios de miseria sin prestaciones sociales porque les obligan a firmar contratos solo de 3 meses y también por la inseguridad y la violencia generada por la omnipresencia de los carteles de la delincuencia organizada atraídos por las millonadas de dinero que circulan no en manos del pueblo sino de los dueños y administradores de las grandes empresas.

 

SÍ, estamos en contra de este supuesto progreso, pensamiento colonial occidental, que solo sirve para rellenar los bolsillos de los más ricos de este mundo y de sus compiches locales y solo nos deja contaminación, escasez de agua, enfermedad, perdida de nuestras culturas, mayor drogadicción y violencia, mayor militarización.

Denunciamos la practica cotidiana de los militares y policías que se aprovechan de la situación de violencia en las ciudades de la región para extorsionar a l@s jóvenes, que ya no pueden siquiera ir a una fiesta en la noche, generando un estado de sitio velado y violando las libertades individuales.

Denunciamos que en el municipio de Hidalgotitlán, donde han echado a andar pozos petroleros, reina la delincuencia organizada y sus cobros de piso y asesinatos.

Denunciamos que en el municipio de Jaltipan, el tiradero de coque a cielo abierto, que destruyo una selva milenaria, manantiales y zona arqueológica, producto altamente toxico derivado del proceso de refinación del petróleo en Minatitlán, sigue contaminando toda la región causando grandes afectaciones a la salud humana y a todos los seres vivos de la naturaleza, con su nube toxica cuyas partículas altamente toxicas se expanden en el aire y caen en tierra y aguas del rio Coatzacoalcos, uno de los más contaminados del mundo, con un índice de mortandad en pescadores muy elevadísima.

Aquí en Oteapan, hemos llevado mas de un año de lucha para no dejarnos despojar de gran parte de nuestro territorio por los políticos vivales del municipio vecino de Chinameca queriendo beneficiarse de las migajas que piensan caerán de la mesa del corredor interoceanico; fuimos reprimidos pero no claudicamos y finalmente ganamos esta lucha. Y seguiremos luchando contra la empresa COVIA que pretende extraer minerales de nuestro sub-suelo y contra toda empresa que se quiera instalar en contra de nuestra voluntad, como el basurero regional que pretenden establecer por este rumbo.

Al instalarse los nuevos parques industriales del corredor interoceanico, esta situación se multiplicará afectando las últimas generaciones de la vida humana en peligro de extinción por la crisis climática provocada por políticas económicas absurdas, injustas, destructoras y genocidas y un modelo energético basados en combustibles fósiles que ya no es funcional, pero que este gobierno se empeña ciegamente a profundizar. Reconocemos el acceso a la energía eléctrica como un derecho humano, pero es urgente un cambio de sistema económico basado en un decrecimiento del cual no somos la población pobre la primera responsable sino el sector del corporativismo empresarial y de las personas más ricas de este país y del mundo.

Pero, no nos escuchan; tantos años luchando a lo largo y ancho del país por el reconocimiento constitucional del acceso a la energía eléctrica como un derecho humano y las consecuentes tarifas justas de luz, pero no nos hacen caso. Hacemos un enérgico llamado a los diputados y senadores a escuchar la voz de la sociedad civil organizada, a aprobar el reconocimiento de la luz como un derecho humano, a aprobar una ley ciudadana del agua y a aprobar la reforma de la ley minera sin dejar que el sector industrial eche para atrás los avances logrados.

Decimos NO a este supuesto progreso en manos de las grandes corporaciones trasnacionales; SÍ a una economía del pueblo para el pueblo que garantice una vida en paz en una naturaleza sana.

 

No permitiremos la explotación minera en nuestros territorios, ni la explotación petrolera, ni el despojo de aguas o tierras, ni la entrada de empresas que solo buscan lucrar de nuestro trabajo y nuestros bienes comunes. En tiempo de Peña Nieto, las y los comuneros de la comunidad nahua de Pajapan corrieron a los ingenieros de empresas eólicas que pretendían instalarse en su territorio y evitamos las licitaciones para la explotación de hidrocarburos en nuestra planicie y mayor despojo de agua en la sierra con la firma de más de 80 actas de asambleas comunitarias de pueblos nahuas y nuntajiyi y 4 actas de cabildo. Pero con este nuevo gobierno, regresaron y nuevamente los corrimos: en plena pandemia, varias comunidades corrieron a los trabajadores que venían a hacer estudios de los ríos de la sierra en los municipios de Tatahuicapan y Mecayapan, sin el permiso de nadie, ni de las presidencias municipales, ni de las autoridades locales, ni de los parceleros. Y hace un año, las comunidades nuntajiyi de Amamaloya, San Pedrito y Soteapan y la comunidad nahua de Mirador Saltillo corrieron a la empresa COMESA que realizaba actividades de exploración para PEMEX, convencieron a las comunidades vecinas de no dejar entrar a sus trabajadores y la empresa se retiró de la región.

Denunciamos los esfuerzos de todas las dependencias de gobierno, incluyendo la Procuraduría agraria por presionar a las autoridades ejidales y comunales para que sus comunidades dejen el régimen de propiedad social, le entren al dominio pleno o sea a la propiedad privada, porque saben que esto nos debilitaría en la defensa de nuestros derechos y territorios. Y esta el ejemplo del ejido de Cosoleacaque que recientemente en asamblea ejidal rechazo la instalación de un parque industrial en su territorio. Y que tengan bien claro: desde nuestras asambleas, no les entregaremos el agua que requieren para sus parques industriales.

Queremos trabajar en paz; producir lo que necesitamos para vivir, dejar de consumir toda esta chatarra que nos empujan a consumir y que nos enferman, para el beneficio de los grandes ricos de este mundo.

Construyeron dos sub-estaciones eléctricas en nuestra sierra. Para que las quieren? No lo sabemos; nos quieren hacer creer que es para tener un buen servicio de luz en nuestras comunidades, pero no les creemos! Para que las quieren? No lo sabemos… No hay transparencia… la información veraz no nos llega.

Solicitamos información sobre la manifestación de impacto ambiental del nuevo gasoducto marítimo que vendrá de Tuxpan hasta tocar tierra en la comunidad de Barrillas en el municipio de Coatzacoalcos; nos entregaron un archivo inservible porque buena parte de la información se encuentra tachada de negro. Llega a tierras en Barillas y de ahí, ¿por donde se va a entroncar con el gasoducto interoceanico? ¡no lo sabemos! ¿En Chacalapa? ¡No lo sabemos! ¿Qué va a pasar con nuestro sistema arrecifal? ¡No lo sabemos!

Están violando nuestro derecho a la información, base imprescindible para poder ejercer nuestro derecho a la libredeterminación y a la autonomía como pueblos indígenas.

Nosotras y nosotros, mujeres y hombres de nuestras comunidades, amamos y queremos cuidar a nuestra madre naturaleza y queremos inculcar este amor a nuestras hijas y nuestros hijos, pero el sistema dominante capitalista, patriarcal y colonial mete otro pensamiento en la mente y el corazón de las y los jóvenes y de adultos también. Los destruyen.

 

No estamos de acuerdo y lucharemos con todas nuestras fuerzas unidas, para parar esta destrucción y reconstruir un sistema de vida sana para nuestros pueblos, enraizándonos en las enseñanzas de nuestras ancestras y nuestros ancestros y mirando hacia el futuro, generando nuestra propia electricidad, construyendo nuestros sueños de una vida digna en paz y armonía con la naturaleza.

Enfrentamos el gran reto, nosotras y nosotros aquí presentes, nuestras comunidades y barrios de las ciudades y toda la humanidad, de superar la crisis climática que provocan los grandes poderosos. Todavía es tiempo de despertar, de unirnos los pueblos del campo y de la ciudad, de revertir este desastre humanitario.

Para eso, estamos aquí, hoy, para hacer un llamado colectivo a toda la sociedad del Sur de Veracruz, del Sur/Sureste, de todo el país y del planeta a organizarnos y articularnos para defender la vida y construir en rebeldía nuestras autonomías no capitalistas y no patriarcales donde el pueblo mande desde sus asambleas comunitarias como pueblos indígenas o como barrios organizados de las ciudades sin injerencia de los líderes de los partidos políticos que solo buscan poder y dinero, donde podamos ejercer nuestra vigilancia y justicia comunitaria. Todavía no la tenemos y por eso, todavía tenemos que acudir a la justicia oficial; y de esta manera, logramos años atrás el encarcelamiento de los asesinos de una joven y su bebe no-nato de la comunidad nahua de Tatahuicapan: también logramos, gracias a la activación de la alerta amber, el rescate de una niña del pueblo nuntajiyi secuestrada por engaño en el Facebook. Pero hace falta fortalecer nuestra vigilancia comunitaria como acá en Oteapan y echar a andar nuestra justicia comunitaria.

Ya avanzamos en nuestra salud autónoma comunitaria que salvó muchas vidas en tiempo de pandemia, pero en ciertos casos, necesitamos de los servicios de salud pública, que está cada vez peor. Muchas personas se mueren por falta de atención adecuada. También avanzamos en lo educativo con nuestra escuela de mujeres jóvenas defensoras / sanadoras comunitarias, reconociendo lo imprescindible de la participación de las mujeres para resistir pero también para construir esta nueva sociedad no patriarcal que soñamos donde no mande el poder o el dinero sino que el cuidado, el cariño y el respeto mutuo y con la madre naturaleza.

Ayer en Mogoñe Viejo y anoche acá, recordábamos, en el 13 aniversario de su asesinato, a nuestra hermana del corazón, Bety Cariño, que tanto luchó junto con las mujeres de la mixteca por defender a los pueblos. También, recordamos a nuestro hermano Samir Flores Soberanes y a todas, todos, todes que han caído en la lucha. Siguen los asesinatos de defensores de derechos humanos y territorios; siguen las amenazas y señalamientos, en estas ultimas semanas contra nuestro compañero Carlos Beas de la UCIZONI y contra las y los compañeros de la comunidad de Puente Madero; siguen las intimidaciones y la represión.

YA BASTA DE HOSTIGAMIENTO CONTRA LAS COMUNIDADES ZAPATISTAS QUE NOS SIGUEN ENSEÑANDO UN CAMINO HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE NUESTRAS AUTONOMÍAS.

YA BASTA DE HOSTIGAMIENTO CONTRA LOS PUEBLOS EN LUCHA DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

RESPETO A NUESTRO DERECHO A LA LIBRE DETERMINACIÓN Y AUTONOMÍA

POR UNA VIDA DIGNA POSIBLE PARA TODAS, TODOS, TODES EN ARMONÍA CON LA MADRE NATURALEZA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *